Post

Cáncer, Marketing y “justicia”. Un post personal.

Leer más

Noviembre ha sido el mes más intenso de este año, uno de esos meses que parece que no van a acabar nunca. Pero ha pasado. Un mes duro. Llevo más días de los normales sin publicar y es porque necesitaba un poco de distancia. Un: “eh! Inge, ¿pero qué estás haciendo?” Un: “eh! Inge, recuerda tus motivos, recuerda tu misión. ¡No decaigas, adelante!

El cáncer. Y su fin.

En 2011 me detectaron un cáncer de colon. Yo tenía 32 años. Raro, raro, raro.

En esa época me estaba separando del padre de mis hijos pero aún convivíamos en la misma casa. Llevaba sin trabajar 4 años cuidando de los peques. Anteriormente tenía un buen trabajo como asesora de publicidad en una editorial de prensa profesional especializada.

Para complicarlo un poco más, fui yo la que se marchó de casa. Sin trabajo, un diagnóstico duro sobre los hombros, dos niños, y un futuro…bastante oscuro.

¿Qué hice? Me compré este ordenador desde el que escribo y me puse a estudiar un posgrado en ESIC en marketing digital. Soy Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, había trabajado durante 8 años en comunicación, pero necesitaba renovarme.

Lo bueno de estudiar es que una vez que aprendes algo, no quieres dejar de aprender. Te interesa más y más, lees más y más y casi sin darte cuenta, tu vida crece al mismo ritmo que tus conocimientos. Es algo maravilloso. Lo que aprendí al estudiar es que no existe el aburrimiento. Hay tantas cosas interesantes por aprender, tanto que desconocemos, tantas historias que escuchar y tanto conocimiento a la espera de que lo descubramos…

Busqué un trabajo, en comunicación. Paga escasa, pero era un comienzo.

Cambié de trabajo, paga aún más escasa, pero la empresa era muy buena, un lugar donde observar. Me apunté a charlas, conferencias, simposios.

Cambié de trabajo…Aprendí en cursos presenciales y también en cursos on line. A través de libros de referencia. Todo esto, mientras trabajaba y trataba de crear un nuevo hogar donde ser feliz.

Y llegó el momento en que me hice autónoma, que significa: si tú no me quieres, espera que ya te demuestro yo lo que valgo.  Y con lo de hacerse autónomo pasa un poco como con lo de aprender: una vez que empiezas, que descubres que eres capaz, que visualizas de lo que eres capaz….una vez llega eso, ya no quieres cambiar. Aprendí código, programación, redes sociales, wordpress…Descubrí las ventajas que para “alguien como yo” tenía esa “libertad” laboral.

Si tú no me quieres, espera que ya te demuestro yo lo que valgo. Clic para tuitear

El tumor me lo extirparon en una colonoscopia, pero todo el que haya pasado por esto sabe que las visitas y pruebas médicas no terminan aquí. Y sabe que la angustia tampoco.

Lo mío ha sido lo más leve de lo grave. Lo menos invasivo, lo menos doloroso.

Y aún así…esa angustia es difícil de evadir. Pensar que esto se acaba, o reconocer que no somos eternos te da una perspectiva diferente de las cosas. Te exige una introspección personal, un estudio casi minucioso de los motivos que te atan a tu gente, unas ganas de hacer cosas con significado, que valgan para algo.

Te preguntas los motivos por los que estás aquí, si eres útil para alguien, si alguna persona podrá aprender de tus virtudes, y de tus defectos. Si serías capaz de corregirte, de mejorarte, de valorarte.

Este mes de noviembre, me han dado un súper notición. Tenía cita con mi médico para ver los  resultados de las pruebas del último tac y de la última colonoscopia. En ese momento no sabes si vas a recibir buenas o malas noticias. Me llamaron del hospital al día siguiente de la prueba para adelantarme la consulta….

Y recibí el alta médica. No vuelvo hasta dentro de 5 años. ¡Se merece un brindis!, ¿no?

El comienzo. Nueva Web.

El 9 de agosto de este año 2015 (y en medio de este “barullo”) decidí que quería compartir con las personas al cargo de su empresa que necesitan ayuda en marketing mis experiencias y conocimientos. Deseaba hacer algo que valiese la pena, no por ganarme la vida a través de una web sino por ir dejando un poco de huella, un pequeño rastro que sea útil para aquel que lo necesite. Y hoy, 4 meses después me apetece -necesito- hacer balance y compartirlo contigo.

Si dijera que hacer el viaje en solitario es fácil te estaría mintiendo a la cara. Soy autónoma, trabajo desde hace varios años para empresas asesorándoles en materia de marketing. Me gusta mi trabajo a pesar de que a veces siento que solo los colegas de profesión podemos comprender qué difícil es esta profesión y cuánto desgaste mental y emocional conlleva. Yo me implico con mis clientes como si fueran mis hijos, y a veces, me vendría bien “desapasionarme” un poco.

Invierto el 100 % de mi tiempo en trabajar para otros. Y un día me di cuenta de que debía dedicar un poco de ese tiempo para “mi propio” trabajo, mi proyecto.

Así que me puse a estudiar mi público objetivo, a quién podía ayudar con mis conocimientos, me hice un mapa emocional y sociodemográfico de estas personas, qué buscan, qué necesitan, qué les preocupa. Escribí mis propios objetivos y estrategia de marketing: realizar esta web, tener presencia en diferentes redes sociales, configurar una campaña de email marketing,  apuntarme a un mentoring y cursos impartidos por profesionales de referencia necesarios (imprescindibles) para mejorar. Calculé un presupuesto y me puse a ello. Ahora mismo estoy realizando el curso de Visibilidad Ascendente con Frank Scipion. Que aunque vaya lenta, voy a exprimirlo a tope.

Llevo 4 meses. En estos cuatro meses he publicado 15 post (uno a la semana) tratando de una manera sencilla y simple temas sobre marketing, comunicación, persuasión, desarrollo de empresa y nuevos modelos de negocio. Si quieres echar un vistazo aquí te dejo un listado:

Cómo evitar tirar TU dinero en comunicación
El Método Raíz. ¿Qué es la estrategia de Marketing?
¿Por qué (para qué) nace esta web?
A quién contratar para que tu empresa prospere
¿Cuánto se tarda en crear una página web?
El impacto de internet en tu empresa
21 medios donde difundir tu mensaje para GANAR clientes
¿Buscas ventas o aplausos?
Cómo diferenciar entre Marketing y Comunicación
5 estrategias de marketing que garantizarán el éxito de tu empresa
Cómo enfocar tu vida laboral según tu edad
12 claves para convencer a los demás
Lo que NO es Marketing
El error más grave que puedes cometer en el marketing de tu empresa

Además, entrego a todos mis suscriptores dos guías gratuitas solo por suscribirse:
Guía 1: cómo realizar una estrategia de marketing Paso a Paso (parte 1)

estrategia paso a paso
Guía 2: 5 señales que indican que ALGO está fallando en tu marketing

esta fallando tu marketing 5 señales

Cada semana, mis suscriptores reciben un email donde les invito a reflexionar sobre alguna de las cuestiones que planteo en la web. ¡Y recibir su respuesta es una de las experiencias más satisfactorias que me ha aportado este trabajo! Esta semana que no he enviado mi newsletter, incluso me han escrito para decirme que la echaban de menos. ¿Se puede pedir más?

Así que necesito hacer este resumen para darme ánimos a mí misma y recordarme que a pesar de que a veces haya bajonazos, esto merece la pena. El esfuerzo siempre merece la pena, obtengas o no resultados inmediatos.

El esfuerzo, con o sin resultados, siempre merece la pena. Clic para tuitear

Los seres humanos a veces nos boicoteamos a nosotros mismos, y estaba empezando a comportarme de esa manera. ¡Pero si en estos cuatro meses se han puesto en contacto conmigo 9 clientes potenciales!. Nueve empresas pidiendo presupuestos, solicitando mi colaboración y yo misma rechazando o sintiéndome incapaz de asumir todo ese trabajo. ¡Debería estar agradecida! Sentía como si se me hubiera ido de las manos. Y me he paralizado.

Así que mi nuevo plan es este: trazaré un nuevo plan. seleccionaré a los mejores, buscaré a los mejores, construiré de nuevo un plan de negocio e iré a por ello. Ayudaré a empresas y a colaboradores a que todos tengamos un poquito más, un poquito mejor. Al final, de eso se trata, ¿no?

Fin de noviembre. La “justicia” (así entre comillas y en minúscula).

Lo último de este mes que YA ha acabado.

Fui demandada por mi ex para modificar el convenio que acordamos hace dos años. Él piensa que como ahora trabajo, ya no debe “regalarme” nada de lo que es suyo, aunque sea para sus hijos. También piensa que lo mejor para los niños es estar sin ver a su madre durante los siete días que dura una semana. Quiere igualdad. No voy a debatir sus razones. Tampoco a explicar las mías. Cada historia siempre tiene dos versiones. Nadie está en posesión de la verdad absoluta. Y cada uno es responsable de sus actos. Le deseo toda la felicidad del mundo porque su felicidad será también la felicidad de mis hijos.

Pero yo tuve que ver cómo mis hijos entraban en un juzgado (a petición de él) y cómo una señora decía una mentira tras otra. Y esto es como la enfermedad: solo sabe lo que significa pasar por ello quien lo ha vivido.

Antes de entrar en el juicio, la jueza me recomendó que no lo celebrase, que renunciara directamente ya que ya habían tomado una decisión con la declaración de mis hijos.

Fui al campo de batalla con la guerra perdida. Pero quise que me escucharan. Necesitaba que me escucharan. Y eso ahí se queda. Y también se ha acabado.

Es un capítulo que se queda en noviembre de 2015. Y seguiré adelante. Sin su ayuda. Con palos entre las ruedas. Pero con mi gente. Y mi corazón latiendo como nunca. Trabajando, viviendo y compartiendo.

Había pensado mandarlo todo a la basura. La tensión “vital” era máxima (trabajo, salud, familia). Pero no lo voy a hacer. No voy a retroceder ni a flaquear. Porque eso sí sería perder. Y lo que yo quiero, es vivir. Y aprender.

 

[author title=”Más sobre mí:”]

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Comentarios

18 comentarios en “Cáncer, Marketing y “justicia”. Un post personal.”

  1. Ante todo felicidades por la buenisima noticia de tu médico, ya que sin ello no seria posible todo el esfuerzo que pones para salir hacia adelante..Yo he tenido constancia de ti buscando “que hacer con Linkedin” y si conectar con toda la gente que te sugieren.
    No veo para que puede servir para mi empresa obsoleta.Te seguiré a ver si “pillo” ideas.Gracias

  2. ¡Hola Inge!

    Muchas gracias por un post tan sincero y tan valiente.

    Me gusta mucho cómo escribes, eres muy cercana y sabes cómo llegar. Seguro que poco a poco los clientes van llegando porque tú sabrá cómo ganarte tu confianza.

    Mucho ánimo con todo. Comparto tu artículo.

  3. Hola Inge,

    Gracias a las redes sociales me ha llegado tu artículo a través de amigos de mis amigos a los que agradezco que tengan la voluntad de compartir aquello que les inspira y les gusta a ellos. El titular me atrapó, obviamente porque me toca muy de cerca, en primera persona, y según iba leyendo más cercano me era y más empatía despertaba en mí. Me suscribiré al newsletter y me alegrará saber de tus avances porque no me queda ninguna duda de que seguirás adelante y con mucho éxito.
    Saludos. Susana

    • Hola Susana, muchas gracias por tu comentario. Es una alegría encontrarme con personas como tú que dan ánimos y llegan a empatizar. Entre todos podemos hacer un mundo más “amable”. Muchísimas gracias. Y por tu suscripción también. Espero estar a la altura :).

  4. Hola Inge,
    Me alegro de que hayas decidido seguir adelante y no bajar los brazos. A principio de año pasé por una disyuntiva similar, pero como bien dices, no hemos venido a este mundo para rendirnos y merece la pena seguir adelante.
    Hay un momento, en la película de las doce pruebas de Asterix (tiene que haber gente para todo), en el que tras mucho luchar escalando una montaña Obelix exclama sorprendido “Asterix, ¡se ha acabado la montaña!”, así que espero que esta montaña, ya se te haya acabado.
    Un abrazo.
    David

  5. Brindo por ti Inge. Por tu valor y fuerza para afrontar los obstáculos de la vida.
    Enhorabuena por tu decisión de publicar este post, pero sobre todo mi más enhorabuena por las buenas noticias.
    Es un lujo para mí estar entre tus amigos.
    Cuídate y mímate.
    Un abrazo

  6. Gracias por este magnífico artículo, Inge.
    Lo que hace falta es este tipo de personas, valientes, decidas, que no se acogotan por muy mal que les vaya.
    Yo, también, estoy atracesando un “bajonazo” mental y físico, y te aseguro que tus palabras y tu actitud, me han ayudado mucho.
    No cambies!!!

  7. Hola Inge,
    a estas alturas de la pelicula, todos hemos tenido lo nuestro. Te entiendo perfectamente cuando comentas tus emociones, porque tanto por el tema de la salud, como en el de los juzgados, yo tambien he tenido lo mio.
    Se pasa muy mal y te planteas muchas cosas. Pero siempre, siempre, se sale adelante. Solo o en compañia de otros, pero siempre adelante. Todas esas experiencias te sirven de bagaje para ser mejor persona y, con el tiempo, tu estado y la situación mejoran.
    Enhorabuena por estas reflexiones en voz alta y muchas gracias por compartirlas!
    Un abrazo,
    Rafa

  8. ¡Hola Inge!

    Te sigo por suscripción vía email. Me ha gustado mucho tu artículo, ya que es muy inspirador! 😉

    Me alegro de que hayas podido superar el cáncer. También sigue luchando laboralmente y, sobre todo, que nadie te quite ninguna ilusión y disfruta de la vida todo lo que puedas! Que para eso estamos, para disfrutar y para tratar de dejar una huella positiva en nuestro entorno!

    ¡Ánimo y un saludo!

    Manuel

  9. Hola Inge,
    Gracias por compartir este posts con nosotros. Me has emocionado. Cada historia es diferente y sobre todo porque cada uno la vive diferente… solo te puedo decir que tenemos muchos puntos en comun y sobre todo uno… las ganas… Desde que he encontrado tu blog no dejo de asombrarme por tu enfoque y tu manera de entender el marketing. Muchas felicidades por el resultado medico y animo. Koro

    • Hola Koro, muchísimas gracias por tus comentarios, en este y en otros post. Me encanta que haya gente como tú con la que coincidir en ideas, pensamientos y trabajo y con las que poder contar.
      Un fuerte abrazo.
      Inge

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.